SIGUENOS EN FACEBOOK!

domingo, 31 de julio de 2011

SU RELACION CON MIZZI KASPAR

Rodolfo busco consuelo en las tabernas miserables en las afueras de Viena. En 1886 probablemente comenzaría a socializarse con mizzi.
Mizzi, diminutivo de Marcelle, era una guapa y voluptuosa muchacha húngara que, establecida junto a su madre, Anna kaspar, en la capital austríaca, se ganaba la vida ejerciendo la prostitución "de alto nivel". La atracción que Rodolfo sentía hacia ella parece haber trascendido el plano puramente físico o erótico: estaba sinceramente embelesado con Mizzi. En cuanto a Mizzi, experimentaba cariño y compasión hacia el desdichado heredero imperial, pero, independientemente de ese afecto, no tenía inconveniente en ejercer de confidente hacia el inspector jefe de policía. En realidad, probablemente Mizzi no veía ninguna contradicción en ello: igual que vendía su cuerpo, sacaba provecho pasando informes. Los informes descartaban, no obstante, la fidelidad de Rodolfo a Mizzi. Aunque ella fuese la predilecta, no existía exclusividad ni por una parte ni, desde luego, por la otra. 

Rodolfo le pidió a mizzi que lo acompañara al centro de recreo llamado <<pabellón de los husares>> para suicidarse con él. La kaspar, que había recibido muchas invitaciones, pero ninguna como esta, la rechazo indignada. En esta indignación se ve la diferencia entre un ser normal y el obsesivo necrofilio que ya entonces había comenzado a ser Rodolfo. Estaba, pues, decidido a abandonar violentamente este mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario